Mediante paseos en triciclo eléctrico adaptado este proyecto reivindica una forma sostenible de vivir las ciudades creando nuevas relaciones entre voluntarios y personas mayores participantes, devolviendo a estos el derecho a "sentir el viento en la cara".

«Pedalear y conversar» cuenta con la participación de voluntarios de Afundación, y se extenderá en breve a todas aquellas personas con interés en participar.